Buscar

¿CUÁNDO RADICAR UNA QUIEBRA?

El momento oportuno podría ser ahora.


Presentar una petición de quiebra parece una alternativa de último recurso; lo que se hace cuando no queda nada más por hacer. ¡No lo es! Si bien es cierto que podrías identificar alternativas diferentes a la quiebra para salir a flote económicamente, todo depende de tu situación. Establecer planes de pagos, solicitar dinero prestado, o utilizar tus ahorros para pagar deudas puede empeorar tu situación económica si no lo haces estratégicamente.

Si ahora mismo estás pasando por alguna de estas situaciones, puede que sea momento de orientarte sobre el procedimiento de quiebras:

  • Recientemente perdiste tu trabajo o tus ingresos se vieron reducidos.

Ya no tienes disponible la misma cantidad de dinero que recibías unos meses atrás. Tal vez puedes reducir o eliminar algunos gastos pero, aun así, anticipas que en un futuro bastante cercano no podrás pagar tus deudas más inmediatas, como por ejemplo, tu casa y tu auto.

  • Estás considerando utilizar, o ya estás utilizando, tus ahorros o tu plan de retiro para pagar tus deudas corrientes.

Eres responsable y quieres cumplir con tus compromisos financieros. Sin embargo, no sacrifiques tus ahorros o tu retiro en vano. Un plan de pago en un procedimiento de quiebra puede ayudarte a mantener tu liquidez, y con ello, tu capacidad de ahorrar. Además, ingresos provenientes de programas federales como el seguro social, beneficios de veteranos y ciertos planes de retiro podrían estar protegidos de tus acreedores.

  • Estás utilizando tu balance disponible en las tarjetas de crédito para pagar deudas.

Esto puede parecer una solución rápida y accesible a un problema inmediato pero aumentar tus deudas de tarjetas de créditos hará más difícil tu situación debido a los altos intereses y penalidades que conlleva este tipo de deuda.

  • Los cobradores te están llamando, escribiendo o amenazándote con demandarte.

Uno de los remedios más inmediatos con la radicación de una solicitud de quiebra es la otorgación del automatic stay el cual impedirá las llamadas o cartas de cobros, e impedirá demandas de cobro de dinero o ejecución de hipoteca, entre otras acciones que tienen los acreedores disponibles si no hay un procedimiento de quiebra de por medio.

  • Tu situación financiera está afectando tu salud física o emocional.

Una consulta con un profesional capacitado en quiebras te confirmará que no eres la única persona que ha pasado por una situación similar a la tuya y, mejor aún, que muchos han logrado superarla.

Radicar una quiebra es una decisión que no debe tomarse a la ligera. Aun si entiendes que puedes enderezar tus finanzas sin entrar en un procedimiento de quiebra, es una buena idea consultar con un abogado con conocimiento en la materia y trabajar un plan de acción que te permita lograr recuperarte de la manera más eficiente. Además, existen otras protecciones disponibles bajo las leyes locales y federales que podrían ayudarte sin una quiebra o, de ser necesario, complementar una petición de quiebra.

Si ya has considerado la quiebra y no has hecho nada al respecto, el momento de actuar es ahora.

En Quiebra en Puerto Rico encontrarás información más detallada sobre muchos aspectos relacionados al procedimiento de quiebras, incluyendo qué beneficios puedes tener y las posibles consecuencias. También, puedes comunicarte con nosotros al 787-585-5591 o escribirnos a info@quiebraenpr.com para coordinar una cita de orientación, libre de costo, para determinar si la quiebra es una alternativa para ti.

1 visualización0 comentarios